Las Cabras

Nuestro rebaño es de cabras de raza Murciano-Granadina.

Las razas autóctonas son una pieza clave y lógica en las técnicas modernas de agricultura ecológica. Hemos conseguido, en 20 años, un sistema productivo ecológico viable que nos ha situado, además, en cabeza en sanidad animal y calidad de leche de las ganaderías de caprino controladas oficialmente. La cabra ha estado asimilada a olores y sabores fuertes al haber sido una ganadería marginal sin recursos para profesionalizarse. Con un manejo adecuado y una formación profesional ganadera suficiente, la leche de cabra supera con mucho en calidad y características organolépticas a la de vaca.

La dieta de nuestras cabras se basa mayoritariamente en forrajes frescos tanto de monte como de praderas cultivadas de cereales y leguminosas. También henificamos la hierba para el invierno. Esto se complementa con cereales, también cultivados por nosotros y algunos vecinos.

Vigilamos con especial cuidado que los productos que se integran a la alimentación están por completo libre de transgénicos. Cumplimos todos los aspectos de la normativa europea de ganadería ecológica.

Las cabras tienen amplios espacios para moverse libremente. Tienen establos donde pueden refugiarse del mal tiempo y dormir, además reciben un trato cariñoso, son parte de nuestra gran familia.

Nos centramos en la prevención con todos los medios para que nuestros cabras estén saludables. La incidencia de enfermedades es mucho menor que en cabras de producción intensiva.

Respeto por
los animales

Nuestros animales mantienen sus cuernos. Entendemos que son órganos necesarios en los procesos metabólicos de los rumiantes. La costumbre antinatural de cortar los cuernos a las cabras es contraria a nuestros principios de cría. La calidad de la leche lo demuestra.

Mi Cuenta